Limpieza de Centros de Salud

Limpieza de Hospitales y Clínicas : Paso a Paso

  1. Organización de la limpieza hospitalaria en el centro :
    Según las diferentes áreas del hospital o la clínica, se definen distintas categorías. Éstas están determinadas en función de las actividades que se lleven a cabo en los distintos lugares y en función de lo expuestas que estén esas estancias a microorganismos que puedan causar infecciones a los pacientes. Nos encontramos con así con esta división:
    • Áreas de alto riesgo: son las zonas que tienen alta probabilidad de transmisión de infecciones o donde se realizan actividades médicas de riesgo. Son por ejemplo, las estancias de quirófanos, unidad de cuidados intensivos, unidad de quemados, salas de extracción de sangre, paritorios…
    • Áreas de riesgo medio: en estas zonas los pacientes tienen una baja transmisibilidad de infecciones, comprende instalaciones como consultas externas, urgencias, sala de fisioterapia, salud mental…
    • Áreas de riesgo bajo: normalmente no suelen estar ocupadas por pacientes y en ellas no se da ningún tipo de riesgo en las actividades que allí se llevan a cabo. Se incluyen despachos, almacenes, áreas administrativas, consultas de trabajo social…
    Una misma zona puede cambiar e incluirse en una zona u otra si se dan las circunstancias para ello, puede que aparezca un brote infeccioso en una zona sin riesgo y esa misma zona tenga que designarse como de riesgo alto hasta que no se controle.

    La periodicidad de limpieza de estas zonas viene determinada por los calendarios del propio centro y controlada por la unidad que esté encargada de supervisar las labores de limpieza. En principio todas las zonas tendrán limpieza diaria excepto aquellas que se especifiquen en el calendario, como por ejemplo la limpieza de sillas de ruedas y camillas que puede ser semanal, zonas como las ventanas, las paredes y los techos serán más espaciadas en el tiempo según el protocolo de limpieza, siempre y cuando no existan manchas muy visibles.

  2. Técnicas de limpieza de hospitales y clínicas:
    La empresa encargada debe seguir un protocolo, el cual establece las pautas de cómo realizar la limpieza de cada estancia según la categoría asignada, así como la periodicidad establecida para cada una. Hay una serie de condiciones o técnicas de obligado cumplimiento para garantizar que se están llevando a cabo los protocolos de limpieza de hospitales y clínicas de un modo correcto:
    • Comenzar la limpieza por las zonas limpias: Al iniciar la limpieza hospitalaria por las zonas libres de suciedad o manchas. De este modo se evitará la contaminación entre zonas.
    • Siempre se realizarán limpiezas húmedas: los barridos van a ser húmedos. Se van a realizar con la mopa o escoba humedecida para evitar así la propagación por el ambiente de los agentes patógenos que en él se encuentran. Con la limpieza en seco, lo que se conseguiría sería elevar los gérmenes del suelo, que se quedaran suspendidos en el aire y facilitar su propagación.
    • El fregado del suelo se realizará con el método del doble cubo: uno llevará detergente y el otro, para el aclarado, llevará desinfectante o lejía según la zona. Si la limpieza se realiza en consultas o habitaciones dentro de la misma categoría se podrá usar el contenido de los cubos en hasta 3 habitaciones. No se puede usar los mismos cubos si se pasa de una categoría de mayor riesgo a una de menor.
    • El material de limpieza: es de uso exclusivo del área donde se encuentre no pudiéndose intercambiar entre zonas de distinta categoría.
    • Las bayetas se diferenciarán por colores y se usarán en distintas zonas en función del riesgo de contaminación: De este modo, la bayeta para la limpieza de los sanitarios del hospital no será la misma con la que se limpia el lavabo o la mesita de la habitación del paciente.
    • No crear corrientes de aire que favorezcan la propagación de gérmenes: La ventilación de habitaciones se realizará sólo cuando sea posible.
    • Los residuos biológicos: se tratarán de acuerdo con la normativa de recogida y tratamiento de residuos del propio centro.
    • Los trabajadores de la empresa:de limpieza de hospitales deben usar los productos en función de las indicaciones del fabricante tanto en materia de disoluciones como en forma de uso y protecciones a adoptar. También deben tomar las mismas medidas de protección que el personal sanitario del área donde se desarrolla el trabajo de limpieza.
    • Al finalizar la jornada de limpieza: el material usado se debe de desinfectar para dejarlo preparado para el día siguiente.
    • Los suelos se limpian en forma de zigzag de dentro para fuera y, si es posible, primero una parte y luego otra para evitar accidentes y siempre señalizando que el pavimento está húmedo. En el caso de las paredes y otras superficies verticales, la limpieza se hará de arriba hacia abajo. Si es necesario usar un cepillo para manchas más resistentes, siempre será humedecido.
Como se puede ver, estas técnicas aquí recogidas están todas encaminadas a evitar la propagación de infecciones por los centros hospitalarios.

Relacionado con esta temática de limpieza hospitalaria, encontramos un par de términos que generan confusión. Son los de desinfección y esterilización.

La desinfección: hace referencia a eliminar parte de las bacterias que se encuentran en un entorno o ambiente, de tal modo que no resulten perjudiciales para el ser humano. Los productos desinfectantes no son muy recomendables para la limpieza general, deben incluir desinfectante y detergente a la vez.

Por otro lado, la esterilización es la eliminación total de toda forma viva posible incluyendo esporas, por lo que cuando un utensilio o estancia está esterilizada, está desinfectada, pero no ocurre al revés.

Especial importancia de limpieza de conductos del aire acondicionado: En el ámbito hospitalario las instalaciones tienen alto riesgo de infección debido a los sistemas de agua caliente y fría y por los equipos de enfriamiento evaporativos.

Las máquinas de aire acondicionado pueden llegar a ser un foco de problemas si no se les realiza el mantenimiento adecuado. La legionella es una bacteria presente en el agua, que cuando se dan ciertas características, puede llegar a multiplicar su número y es ahí cuando genera problemas para la salud.

Si estás buscando una empresa de hospitales, clínicas y centros sanitarios no dudes en pedirnos presupuesto. Te enviaremos una propuesta ajustada a tus necesidades lo antes posible.